La Fortaleza Dorada Capítulo II: La Horda

1

Saludos amigos, continuamos con el segundo episodio de La Fortaleza Dorada:

Orcos de piel verde, de piel azul, de piel morada, o de piel gris, orcos como Kalidor no había visto en toda su vida. En efecto Ernoligas venía al mando, enarbolando la bandera de las montañas del sur. Pero junto a él venían otros, líderes de muchas otras tribus, con muchas otras banderas, aquello no era bueno. ¿Cómo había hecho Ernoligas para convencer a aquella gente? Kalidor no lo tenía muy claro.

Ernoligas lo paseaba a él y a Selemto entre los guerreros como haciéndoles una suerte de presentación de armas informal. Al verlos pasar los soldados se ajustaban en formaciones, más organizadas de lo que se le daría crédito a los orcos en general. Los chamanes los colmaban de bendiciones, que hacían que los pelos de la nuca de Selemto se erizaran. Y los líderes de cada tribu los saludaban con estudiado respeto.

Pero Kalidor notó algo extraño, por allí por donde Ernoligas no los estaba paseando, también habían humanos, enanos, y halflings. Aquello no era tan curioso, un ejército de aquella magnitud de seguro llamaría la atención de más de un aventurero. Fue cuando Kalidor notó un detalle adicional que comenzó a preocuparse. Entre los campamentos observó gran cantidad de mujeres y niños…

Mientras un grupo de chamanes se empeñaba en una complicada danza, el príncipe tomó a Ernoligas por el brazo con fuerza.

—¿Estás pensando enviar a los niños a la guerra también? —Le preguntó casi en un murmullo pero con suficiente claridad para ser entendido.

De inmediato el líder de los orcos apartó la vista.

No, no, de ninguna manera —le quitó la mano— Los niños ¡y la mayoría de las mujeres! Se quedarán aquí.

¿Qué había pasado en el sur que tanta gente había preferido unirse a un ejército mercenario? ¿Incluso las mujeres y los niños? Kalidor tenía que saber.

—¿Me dirás lo que está ocurriendo en el sur o tendré que averiguarlo por mi cuenta?

El orco volvió a apartar la vista y se rascó la barbilla, intentando prolongar su respuesta. Kalidor dejó de aparentar que estaba prestando atención a la danza y enfrentó al enorme orco.

—Son muchas cosas —dijo Ernoligas por fin— las cosechas no se dieron bien, cazamos a las bestias hasta casi extinguirlas, y los ríos están congelados. —Meneó la cabeza— Teníamos pocas opciones ¿sabes? Así que cuando llegó tu oferta. —Abarcó con su mano a todo el campamento— Las cosas se salieron un poco de las manos…

Kalidor volvió a mirar a aquella inmensa horda. No estaba en presencia de un ejército, aquello era el pueblo entero de las montañas del sur.

—Y no me lo explicaste porque pensaste que me aprovecharía, ¿no es cierto?—Kalidor apuntó al orco de forma acusadora. Este apartó la vista de nuevo.— Que poco me conoces viejo amigo, que poco me conoces.

Cuando iban a continuar la discusión, fueron interrumpidos por un poderoso alarido. En las puertas de la fortaleza flotaba una mujer semidesnuda de cabellos dorados.

—¿¡Donde está mi hijo!?

El grito fue tan potente que toda algarabía cesó de inmediato, los llantos de los niños, los sonidos de las bestias. Todo quedó en el más absoluto silencio.

Con la increíble agilidad que caracteriza a los medio elfos, Kalidor subió casi al instante a la copa de un árbol.

—Estoy aquí madre —El silencio era tan profundo que el príncipe no tuvo que levantar su voz demasiado— Estoy pasando revista al magnífico ejército que nuestro amigo Ernoligas nos ha traído en nuestra hora de necesidad.

La mujer dejó de flotar lentamente y volvió a tocar el suelo.

—¡Estamos muy agradecidos por su ayuda mis buenos señores, siento haberlos asustado! —dijo la reina recuperando algo de compostura, y de inmediato se regresó por las puertas. Pero Kalidor pudo escuchar con claridad cuando volvió a preguntar: —¿Donde está Indiara?

—No sé quien sea Indiara —murmuró Ernoligas— Pero sea quien sea, está muerta.

Kalidor tenía el corazón agitado y no era por haber subido y bajado del árbol, miró a la horda y pensó que por un momento muchos estuvieron cerca de morir.

Eso es todo por hoy. la historia continuará el próximo Domingo 24 de Enero 2021

La imagen de portada pertenece a:

Man photo created by wirestock – www.freepik.com

Ayudanos a continuar creciendo, comparte este artículo con tus amigos
Choose your Reaction!
Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

12 Grados de Latitud Norte – Antología de Ciencia Ficción Venezolana
12 Grados de Latitud Norte
¿Qué pasaría en Venezuela en caso de una invasión extraterrestre? ¿Es necesario un control del ciudadano con el fin de rescatar el planeta del desastre medioambiental? ¿Cuáles son las vivencias de un adolescente de Ciudad Bolívar en las colonias de la Luna? Estas son solo parte de las historias que componen la colección de relatos: “12 grados de latitud norte. Antología de Ciencia Ficción venezolana”
Archivos

Colabora con La Cueva del Lobo

La mejor forma de colaborar con este blog es hacer tus compras a través de nuestros enlaces. Obtienes lo que te gusta, y no te cuesta ni un centavo adicional.

Ni siquiera tienes que adquirir algo de lo que te muestro aquí, puedes comprar cualquier otra cosa en Amazon, Wayland Games, DriveThruRPG o Humble Bundle, y ya estarás colaborando.
Este blog necesita de tu ayuda, ¡muchas gracias de antemano!

LEGO Horizon Forbidden West: Tallneck Recrea la máquina Horizon más icónica del Oeste Prohibido. Escápate a un mundo misterioso dominado por máquinas mientras construyes un modelo de exhibición LEGO detallado de un Tallneck. Adquiérelo en Wayland Games o Amazon.
Durante siglos, tu civilización ha anhelado llegar a las estrellas y explorar mundos desconocidos. Ahora por fin tienes la tecnología para dar tus primeros pasos en el cosmos. En Gaia Project, de uno a cuatro jugadores están invitados a forjar sus propios imperios galácticos. Cada jugador toma el mando de una de las catorce facciones únicas que compiten para colonizar la galaxia. Puedes encontrarlo en Amazon o Wayland Games.
Leagues of Votann - Hernkyn Pioneers
Las Ligas de Votann son Abhumans bajos, fornidos y físicamente resistentes, una subespecie de la Humanidad que se adaptó a la fuerte gravedad de los planetas en los que se establecieron. Los Hernkyn Pioneers poseen vehículos que pueden ser configurados con una variedad de armas. Puedes adquirirlos en Wayland Games o Amazon.
HAZ TU RECLAMO AL TRONO: ingresa al campo de batalla y toma el mando de tu casa favorita de A Song of Ice and Fire. Abruma a tu oponente con una fuerza militar perfectamente equilibrada y sé más astuto con tácticas tortuosas. A Song of Ice and Fire Tabletop Miniatures Game Baratheon Starter Set, Puedes encontrarlo en Amazon y Wayland Games.
THE RISE OF RED SKULL: reúne tus escenarios en una experiencia épica con este nuevo modo de campaña. Dos nuevos héroes, Hawkeye y Spider-Woman, ingresan al juego con mazos completamente preconstruidos y listos para jugar. Cinco nuevos escenarios desafían a los jugadores a probar su temple contra Crossbones, Absorbing Man, Taskmaster, Zola y Red Skull. Adquiérelo en Wayland Games y Amazon.