Mercado Negro por Manuel Jordan

0

Desde la ciudad de Punto Fijo en el Estado Falcon, Venezuela, nos llega la nueva participación para nuestro Sexto Concurso de Relatos anual; un cuento corto del autor Manuel Jordan:

Mercado Negro

Autor: Manuel Jordan

Buscó la dirección en Google Maps y arrancó a caminar por las calles con el mapa impreso. Después de una alcabala de vigilancia, las casas se alternaban entre auténticos palacios y modestas quintas. Con resentimiento, miró la fila de carros estacionados en las aceras.

Frente a la vivienda, se preguntó cómo los antiguos dibujaban mapas sin el auxilio de un satélite. Un pequeño muro enrejado lo separaba de la puerta. Tocó varias veces la reja y la puerta se abrió y apareció una anciana morena.

El hombre mostró el paquete verde alzándolo sobre su cabeza. La mujer caminó por el patio iluminado. En una de sus manos, sostenía un tintineante racimo de llaves. Al hombre lo conmovió su paso lento y le parecieron sus arrugas un injusto prólogo a la tumba. Olía la anciana a perfumes caros, a tela nueva y café con leche.

La anciana lo condujo por una sala llena de muebles aristocráticos y pinturas al óleo. Sobre una mesa destacaba la estatua de una mujer desnuda y a su lado un santo en martirio. Lo invitó a traspasar el umbral de una puerta y sentarse en aquel cuarto con aires de oficina.

Un escritorio de madera gobernaba la pieza iluminada. Había muchos libros desordenados en el piso y en estanterías desbordadas. Reconoció, en algunos de los títulos, autores de su infancia: Robert Louis Stevenson, Joseph Conrad, H. Rider Haggard.

Pensó en las dificultades de esos autores si les hubiera tocado vivir este siglo; probablemente se hubieran visto obligados a situar sus historias en otros planetas. Gracias a la informática el mundo había perdido toda intimidad y misterio.

Los espacios vacíos de la pared eran ocupados por fotografías en blanco y negro. En una, un grupo de soldados festejaba sosteniendo sus fusiles en alto. Al lado de la foto, un atril con una biblia abierta. Se iba a levantar, a curiosear las páginas, cuando el viejo entró por la puerta a sus espaldas. Haciendo una inclinación de cabeza y sosteniendo una taza de café hirviendo, se sentó en el trono de cuero de aquella casa.

¿Lo trajo? —dijo con voz amable.

Sí —dijo el hombre levantando el paquete verde.

Antes de colocarlo sobre el escritorio, el viejo levantó su mano:

Un momento.

Sacó de debajo de su escritorio un manto plástico y transparente y lo colocó sobre la caoba. Sacó también un paquete que procedió a desenrollar a la derecha del mueble. De la colección de bisturís y pinzas de diverso tamaño, tomó uno de los bisturís más pequeños y procedió a cortar las múltiples ataduras del paquete verde.

Al terminar su operación y desplegado el contenido sobre el escritorio, miró al hombre y con gesto apesadumbrado señalo el objeto:

Tiene cuatro dedos.

¿No es suficiente? —preguntó el hombre.

No, hijo, el diputado quiere una mano completa.

El hombre miró su mano izquierda unos segundos. Luego la coloco sobre el manto transparente. El viejo enrollo un trapo en la base del dedo indice y mientras le sonreía procedió a cortarlo con exagerada precisión. Luego, tomó el dedo y lo juntó a la mano cercenada.

El hombre miraba nuevamente, estremecido por el dolor, la foto de los soldados.

Yo soy el del centro —dijo el viejo— fue un desastre esa guerra. Las peleas entre vecinos son trágicas. Esa, en particular, sepultó este pais.

Fueron los chinos y su gran “salto adelante” en biocombustibles los que sepultaron este país —señalo el hombre.

No, te equivocas, este país tenía más de una década hundido en mentiras de prosperidad e ilusiones de dominio mundial. La culpa siempre la tuvo el petróleo. Ahora somos pobres y algunos felices.

¿Cuantos kilómetros le rinde la mano al diputado? —lo interrumpió el hombre.

Muchos —le dijo el viejo, mientras lo ayudaba a colgarse el bolso lleno de yuanes en el hombro derecho.

Antes de despedirse, el hombre miró al viejo y le dijo:

Negocié el cuerpo de un vecino con su familia. Me dijeron que para mañana estaría listo.

El viejo golpeó su hombro, satisfecho.

Pero esta vez me lo llevas al depósito del centro.

El viejo lo miró alejarse por la calle y sacando un pañuelo de seda, se limpió las manos imaginariamente sucias.

Bendita pobreza —dijo a la calle vacía.

Fin

Muchas gracias a Manuel por compartir esta obra con nosotros y le deseamos la mejor suerte en este Concurso.

Ayudanos a continuar creciendo, comparte este artículo con tus amigos
Choose your Reaction!
Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

12 Grados de Latitud Norte – Antología de Ciencia Ficción Venezolana
12 Grados de Latitud Norte
¿Qué pasaría en Venezuela en caso de una invasión extraterrestre? ¿Es necesario un control del ciudadano con el fin de rescatar el planeta del desastre medioambiental? ¿Cuáles son las vivencias de un adolescente de Ciudad Bolívar en las colonias de la Luna? Estas son solo parte de las historias que componen la colección de relatos: “12 grados de latitud norte. Antología de Ciencia Ficción venezolana”
Archivos

Colabora con La Cueva del Lobo

La mejor forma de colaborar con este blog es hacer tus compras a través de nuestros enlaces. Obtienes lo que te gusta, y no te cuesta ni un centavo adicional.

Ni siquiera tienes que adquirir algo de lo que te muestro aquí, puedes comprar cualquier otra cosa en Amazon, Wayland Games, DriveThruRPG o Humble Bundle, y ya estarás colaborando.
Este blog necesita de tu ayuda, ¡muchas gracias de antemano!

LEGO Horizon Forbidden West: Tallneck Recrea la máquina Horizon más icónica del Oeste Prohibido. Escápate a un mundo misterioso dominado por máquinas mientras construyes un modelo de exhibición LEGO detallado de un Tallneck. Adquiérelo en Wayland Games o Amazon.
Durante siglos, tu civilización ha anhelado llegar a las estrellas y explorar mundos desconocidos. Ahora por fin tienes la tecnología para dar tus primeros pasos en el cosmos. En Gaia Project, de uno a cuatro jugadores están invitados a forjar sus propios imperios galácticos. Cada jugador toma el mando de una de las catorce facciones únicas que compiten para colonizar la galaxia. Puedes encontrarlo en Amazon o Wayland Games.
Leagues of Votann - Hernkyn Pioneers
Las Ligas de Votann son Abhumans bajos, fornidos y físicamente resistentes, una subespecie de la Humanidad que se adaptó a la fuerte gravedad de los planetas en los que se establecieron. Los Hernkyn Pioneers poseen vehículos que pueden ser configurados con una variedad de armas. Puedes adquirirlos en Wayland Games o Amazon.
HAZ TU RECLAMO AL TRONO: ingresa al campo de batalla y toma el mando de tu casa favorita de A Song of Ice and Fire. Abruma a tu oponente con una fuerza militar perfectamente equilibrada y sé más astuto con tácticas tortuosas. A Song of Ice and Fire Tabletop Miniatures Game Baratheon Starter Set, Puedes encontrarlo en Amazon y Wayland Games.
THE RISE OF RED SKULL: reúne tus escenarios en una experiencia épica con este nuevo modo de campaña. Dos nuevos héroes, Hawkeye y Spider-Woman, ingresan al juego con mazos completamente preconstruidos y listos para jugar. Cinco nuevos escenarios desafían a los jugadores a probar su temple contra Crossbones, Absorbing Man, Taskmaster, Zola y Red Skull. Adquiérelo en Wayland Games y Amazon.